//
estás leyendo...
Canciones

(No) sabré(mos) olvidar

Aunque parezca increíble en una época como la actual donde abunda, y muchas veces sobra, la información, hay aspectos de nuestra cultura reciente que corren el riesgo de desaparecer. Un ejemplo es la TNT Band, una de las más novedosas agrupaciones afroboricuas de los años 60 y 70, de la cual hoy por hoy no conocemos más que su contagioso ritmo y particular letra.

"Dynamite", primer álbum de la TNT Band en 1967Hoy vamos a intentar reconstruir la historia de esta canción y de esta enigmática orquesta, sin miedo a caer en algunas imprecisiones por la insólita falta de información sobre esta agrupación, y con la voluntad de impedir que la historia detrás de la música muera para siempre.

El escenario es Nueva York y el año es 1965. George Goldner, uno de los grandes empresarios discográficos de la música soul en la Gran Manzana, y quien produjo para grandes nombres del género como The Teenagers y Little Richard, entre otros, puso sus ojos sobre un ritmo que identificó como el “latin soul” en ese entonces y que después tomaría el nombre de “boogaloo”.

Fue así que Goldner reclutó al grupo liderado por los puertorriqueños Tony Rojas y Tito Ramos, luego de que éste último se separara de la orquesta de Johnny Colon, uno de los fundadores del boogaloo. Rojas y Ramos conforman en 1967 la TNT Band,  y su primer álbum es “Dynamite”.

“Dynamite”, álbum debut de la TNT Band, posee solo tres temas en español. La presencia masiva del inglés obedecía a la moda de la época que identificaba al boogaloo como la forma de acercar a los norteamericanos a la música latinoamericana, con el ritmo pero también con letras en su propio idioma. Por esto, en la TNT Band, Tony Rojas se encargaba de los temas en español y Tito Ramos de las canciones en inglés.

“The meditation” fue el siguiente álbum del dúo. Grabado enteramente en inglés, es una de las piezas musicales que representa el mayor punto de contacto entre el soul afronorteamericano y el boogaloo afrocaribeño, con influencias directas de Archie Bell and the Drells y del mismo James Brown.

Temas como “Sudden emotion” también forman parte de “The Meditation”, un trabajo que puso al dúo conformado por Rojas y Ramos a la par de los “maestros del boogaloo”, como Richie Ray y Bobby Cruz o Pete Rodríguez, en los años de ebullición de la música latina desde Nueva York hacia el mundo.

Otra de las canciones que encontramos en este álbum es “Mister Slick”, que traducido al español  sería algo como el “Señor hábil” o “el hombre de mucha labia”, un tema que alerta al público sobre la presencia de un “vivo de barrio”, lo cual lo inscribe en la categoría donde ya figuran personajes de la música afrocaribeña como el Watusi, Pedro Navaja o el Bacán. Pero más allá de la simpática letra de esta composición, es su música la que nos llama la atención, pues sirve de plataforma para el tema que nos convoca en esta oportunidad.

 “Sabré olvidar” forma parte del último álbum de TNT Band, “Mission accomplished”, de 1969, que como su nombre lo indica es la declaración de “misión cumplida” de la banda, en momentos en que el fenómeno del boogaloo comenzaba a extinguirse, según algunos expertos por una visión de negocios equivocada por parte de los empresarios musicales que poseían la exclusividad de las principales bandas de la época.

De hecho, “Sabré olvidar” se desvía levemente de los cánones del boogaloo neoyorquino y vuelve a Puerto Rico: la vocalización del tema, una de sus particularidades, es netamente boricua con la pronunciación de la “R” como “L” que nos da como resultado un “sable olvidal”, consecuencia de un fenómeno lingüístico asociado a las clases más humildes de la sociedad isleña. Asimismo, el ritmo retorna a los sonidos afroboricuas pero sin dejar de lado los solos de piano, permitiendo que se luzca un virtuoso de este instrumento como Joe Acosta.

Y así como “Mister Slick” inspiró a “Sabré olvidar”, este último tema generó otro casi calcado que es “El sol”, donde se repite la misma entonación de Tony Rojas, se acelera un poco el ritmo del piano y se introducen algunos arreglos de trompeta.

Sin embargo, y contrario a lo que se piensa, “El sol” no forma parte del repertorio musical de la TNT Band, sino que es el tema con que Tony Rojas abre su álbum solista “Introducing” de 1970, el primero y único del vocalista tras la disolución de su sociedad con Tito Ramos, en 1969, luego del álbum despedida “Sex symbols”. Tras “El sol” y “Sabré olvidar”, la TNT Band permanecería en el silencio hasta finales de los 90 cuando sufre un revival coronado por la versión homenaje de Joe Arroyo, con su inigualable voz negra y un contagioso ritmo de merengue.

La TNT Band grabó cuatro álbumes en menos de cuatro años antes de separarse, pero esa limitada producción musical, en términos cuantitativos, le sirvió para ganarse un espacio en la historia de la cultura afrocaribeña moderna, motivo por el cual hoy nos atrevemos a contradecirlos y decirles que, al menos nosotros, no sabremos ni podremos olvidar.

Acerca de juferoes

Licenciado en Ciencias de la Comunicación, editor de un conocidísimo portal online (que seguramente alguna vez has visto), apasionado de tecnología móvil y de música afrocubana. Mi escritor preferido es Andrés Caicedo y la mejor película que he visto en mi vida (creo) es La Hora 25 de Spike Lee.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: